CONTRATOS TEMPORALES

Los contratos temporales son de duración determinada, es decir, tienen una fecha de finalización. Se celebran para cubrir necesidades temporales de la empresa y pueden ser de dos tipos: 1) por circunstancias de la producción; 2) de sustitución.

La página web del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) publica los modelos de contratos de trabajo. Haz clic AQUÍ para descargar el modelo del contrato temporal.


ACTIVIDADES

1) Consulta AQUÍ la «Guía breve de contratos NI FU NI FOL» y rellena la tabla siguiente:

2) Entra en Aules y responde al cuestionario evaluable que encontrarás en el Tema 5. Puedes acceder a la plataforma haciendo clic AQUÍ.

Recuerda que, con arreglo a la reforma laboral de diciembre de 2021, los nuevos contratos temporales convivirán durante un periodo transitorio con los contratos previstos en la anterior regulación (entre otros, con el contrato de obra y servicio):

– Los contratos para obra y servicio celebrados antes del 31 de diciembre de 2021 resultarán aplicables hasta su duración máxima.

– Los contratos eventuales y de interinidad celebrados antes del 31 de diciembre de 2021 se regirán hasta su duración máxima.

– Los contratos para obra y servicio determinado y los contratos eventuales celebrados desde el 31 de diciembre de 2021 hasta el 30 de marzo de 2022 se regirán por la normativa legal o convencional vigente en la fecha en que se han concertado y su duración no podrá ser superior a seis meses.


EFECTOS DEL ENCADENAMIENTO DE CONTRATOS TEMPORALES:

Las personas trabajadoras que en un periodo de veinticuatro meses hubieran estado contratadas durante un plazo superior a dieciocho meses, con o sin solución de continuidad, para el mismo o diferente puesto de trabajo con la misma empresa o grupo de empresas, mediante dos o más contratos por circunstancias de la producción, sea directamente o a través de su puesta a disposición por empresas de trabajo temporal, adquirirán la condición de personas trabajadoras fijas.

Asimismo, adquirirá la condición de fija la persona que ocupe un puesto de trabajo que haya estado ocupado con o sin solución de continuidad, durante más de dieciocho meses en un periodo de veinticuatro meses mediante contratos por circunstancias de la producción, incluidos los contratos de puesta a disposición realizados con empresas de trabajo temporal.

En la regulación anterior a la reforma de diciembre de 2021, el lapso temporal que determinaba la fijeza era de veinticuatro meses en un periodo de treinta meses. Tampoco estaba incluida la adquisición de fijeza si el puesto de trabajo había sido ocupado por diferentes personas.